San Pablo, una ciudad que no duerme

San Pablo es la quinta ciudad más grande del mundo y la tercera en tamaño y población de América Latina. Se encuentra en el sudeste de Brasil y en los últimos diez años ha crecido de una manera vertiginosa. Hoy en día es considerada la capital de los negocios de Latinoamérica.

Sólo en la ciudad de San Pablo viven aproximadamente doce millones de personas ya que en los últimos años, el crecimiento económico de Brasil y sus grandes metrópolis impulsaron la llegada tanto de migrantes internos como inmigrantes. En la actualidad, es la ciudad brasilera que más inmigrantes recibe por la posibilidad de trabajo que ella ofrece.

Telefoneando en la Avenida Paulista.

San Pablo se erigió como una de los centros económicos del país gracias al dinero de los grandes barones del café a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. El café fue el producto que permitió la construcción de la ciudad que se transformó cultural, económica y políticamente durante este período.

Los grandes eventos culturales se dieron en esta época, como la Semana del Arte Moderno de 1922, momento que se considera el comienzo del modernismo brasileño. O la Revolución Constitucionalista de 1932, cuando el Estado de San Pablo se levantó contra el fin de la Constitución que permitía la autonomía de los estados. Hasta hoy este acontecimiento político es recordado por los paulistas con un gran orgullo e inclusive el día en el que comenzó el levantamiento se transformó en feriado estatal.
Hoy San Pablo es un gran polo industrial y representa el 82% del PBI (Producto Bruto Interno). Dicen que el paulistano* trabaja sin descanso y duerme soñando con trabajo. Existe el estereotipo del paulistano como aquel que no consigue sacarse el traje y la corbata ni para bañarse.

Lo cierto es que la ciudad es mucho más que un centro financiero e industrial. San Pablo ofrece una riqueza cultural muy grande. Un paseo por su famosa avenida principal, la Avenida Paulista, nos puede llevar a un viaje en el tiempo por la Casa de las Rosas, mansión de la época de los barones del café convertida en centro cultural. O nos permite también ver exposiciones de arte en el MASP, uno de los museos más importantes de América Latina.

San Pablo es una ciudad que no duerme. Pero vale la pena tener los ojos bien abiertos para no perderse nada de lo que tiene para ofrecer.

*Paulistano: Nacido en la ciudad de San Pablo. Paulista es quien ha nacido en el Estado de San Pablo.

Sobre la autora.

¡Hola! Mi nombre es Ianina y trabajo como profesora de ELE en San Pablo, Brasil. Nací en Argentina pero desde hace seis años vivo en esta ciudad. Antes trabajaba como profesora de educación primaria para niños de 6 a 12 años y luego me especialicé en alfabetización de jóvenes y adultos. Actualmente trabajo enseñando español y mantengo un blog de actividades en www.delearte.com así como una revista bimestral llamada “El Mundo con Eñe” para alumnos, profesores o entusiastas del idioma español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *